Padecer de  pies frios en invierno es muy frecuente y molesto para muchas personas. Sufren mucho al hacer deporte, al llevar determinado calzado y con los cambios de temperatura. Es sencillo adivinar en qué época del año estamos según el estado de nuestros pies. Con el frío y con el calor los pies se estropean más, por eso hay que saber cómo cuidar los pies en invierno y en verano.

Otoño también es una estación muy complicada, ya que los pies han sufrido mucho durante los meses anteriores. Las altas temperaturas y el uso de calzado poco adecuado, como chanclas, zuecos, zapatos abiertos o con poco agarre provocan que en otoño los pies no estén en sus mejores condiciones. Además, con el invierno a la vuelta de la esquina, hay que recuperarlos para que no empeoren y tener una solución para los pies fríos.

 

Usar zapatos cerrados evita los pies frios en invierno

La primera regla para no tener los pies fríos en invierno es sencilla y básica: usar zapatos cerrados. Para mejorar la comodidad tienes que usar un zapato adecuado, que agarre bien y, por supuesto, reforzado con plantillas para cuidar  y los pies en invierno. La única manera de que tú calzado esté hecho a la medida exacta de tus pies es usando plantillas. Las Biontech son las más recomendables porque son 100% personalizables.

Tan solo hace falta meter la plantilla Biontech en el microondas durante 30 segundos a media potencia, para después introducirla en el calzado que quieras. Una vez acoplada, solo tienes que ponerte el zapato y hacer presión durante para que se adapta perfectamente tus pies.

Con este sencillo proceso conseguirás la máxima protección y comodidad, reduciendo al mínimo los dolores articulares y el riesgo de padecer una lesión. Además, en invierno se suele usar calzado más pesado que hace que los pies sufran más que el resto del año. Esto hace que las Plantillas Biontech mejoren tu sensación de comodidad cuando llevas calzado de invierno dando solución a como calentar los pies en invierno.

 

 

Zapatos que no aprieten

Como hemos dicho, es muy importante usar zapatos cerrados y con plantillas, pero no los lleves demasiado ajustados. Es bueno que el pie tenga libertad para que la sangre pueda circular y así los pies no se queden helados en invierno. Asegúrate de que el calzado que usas es suficientemente ancho y largo, porque si lo llevas demasiado ajustado, las uñas se pueden lesionar.

Además, cuando llegues a casa, es recomendable descalzarse y estar cómodo. Así los pies se relajarán y evitarás los dolores habituales que salen cuando llevas muchas horas puestas el mismo zapato. De todas maneras, no olvides que notarás el pie menos cansado si utilizas plantillas personalizables como las Biontech.

 

Mantener los pies secos

En invierno necesitamos un cuidado extra de nuestros pies. Sufren mucho por la humedad que se puede almacenar dentro del zapato. A veces sucede por la lluvia, cuando pisamos charcos y se nos llena el calzado de agua fría. Además de ser una sensación incómoda, ir con los pies mojados es peligroso para nuestra salud. Por eso tienes que intentar llevar un calzado impermeable y de calidad.

Otras veces nos sucede que, al llevar calzado pesado y calcetines de invierno, el pie transpira mucho, por lo que es ideal usar Plantillas Biontech, hechas con onSteam. Se trata de una microfibra que da una sensación 100% transpirable. Gracias a este innovador material, tus pies se mantendrán siempre secos y en la temperatura correcta.