Los hongos en los pies pueden ser una afección muy molesta: escozor, enrojecimiento, incluso pequeñas supuraciones y una sensación creciente de malestar debida a una infección en los pies. 

Para prevenir su aparición y las molestias ocasionadas por los hongos, debemos prestar mucha atención al cuidado de nuestros pies y seguir algunas reglas en lo tocante al calzado que utilizamos.

 

Causas y síntomas de los hongos en los pies 

Los hongos se pueden producir por muchas razones. Por ejemplo, debido al contacto con el moho, los ambientes húmedos y cálidos como las piscinas o la ducha, o alguna enfermedad relacionada con las uñas.

Los síntomas más habituales son: grietas, descamación en los dedos, quemazón, enrojecimiento, picor, decoloración de las uñas, ampollas y escamas en la planta del pie. 

 

El pie de atleta 

Seguramente te suene el llamado pie de atleta. Es algo que puede afectar especialmente a personas en edad adolescente. 

Consiste en una infección por hongos en los espacios que hay en medio de los dedos. El lugar más visible suele ser entre el cuarto y quinto dedo. Se conoce también como tiña podal. 

Ante estos casos, lo ideal es visitar a nuestro médico, que seguramente nos indicará un antimicótico que nos ayude a calmar la irritación del pie. 

 

Claves para prevenir los hongos en los pies 

Si quieres prevenir la aparición de hongos, debes tener en cuenta algunos puntos importantes. 

  1. Utilizar calzado de materiales naturales. Debemos evitar calzados con revestimiento de plástico y que fomenten el sudor.
  1. Otro de los factores para prevenir hongos en los pies son el empleo de plantillas que tengan una buena transpiración, como es el caso de las plantillas Biontech Superlight. De esta forma, se puede evitar que la humedad se condense en el pie y éste pueda permanecer seco. 
  1. Debemos llevar una buena higiene del pie. Cambiar calcetines a diario, así como alternar diferentes tipos de calzado.
  1. En los gimnasios, duchas, piscinas, etc., es muy importante utilizar chanclas y evitar el contacto con el suelo, o cualquier espacio en el que pueda haber moho o parezca sucio.
  1. Trata de mantener siempre los pies secos, por lo que es importante también tratar de reducir el sudor con zapatos y zapatillas frescas con una buena transpiración.

Hay múltiples enfermedades que también pueden producir irritación en el pie, como diversos tipos de alergias. Lo ideal es consultar con nuestro médico de cabecera en cuanto visualicemos signos de que podríamos tener hongos en los pies.