Los pies a menudo son unos de los grandes olvidados cuando hablamos de nuestra salud. Lo cierto es que son una de las partes más importantes del cuerpo. Soportan nuestro peso y son los responsables de llevarnos hasta nuestro destino, pero no siempre los cuidamos como deberíamos.

La salud comienza en nuestros pies

Al ser el único apoyo contra el suelo cuando andamos, el cómo pisamos tendrá una importante repercusión en muchas partes de nuestro cuerpo, bastantes alejadas de él. Tenemos que entender que nuestro pie básicamente está formado por tres puntos de apoyo formando un triángulo: el hueso del calcáneo en el cual se forma el talón y las cabezas pertenecientes al primer y quinto metatarsiano.

Nuestros pies sufren cambios a lo largo de nuestra vida

A la vez, nuestro pie es proclive a que sufra alteraciones a lo largo de nuestra vida, especialmente de tipo ortopédico. Nuestro consejo es acudir a especialistas podólogos que puedan realizar una valoración sobre la idoneidad de nuestra pisada desde la infancia, que es cuando es más sencilla la corrección de los problemas hasta nuestra vejez.

Los pies también van envejeciendo y es posible que se deformen, el tejido adiposo progresivamente va desapareciendo y existen enfermedades como la diabetes que puede llegar a generar serios problemas. Al igual que se acude al óptico para graduarse la vista, hay que visitar al especialista para poder mantener una óptima salud podológica.

De la misma forma que tenemos que vigilar nuestros pies, también debemos hacerlo de nuestro calzado. Un alto porcentaje de personas usan un zapato más pequeño que el que deberían tener.

Los pequeños detalles como una puntera bastante estrecha, no elegir la talla adecuada, el que los materiales sean poco transpirables o llevar un excesivo tacón puede llegar a provocar una serie de enfermedades en nuestros pies, como son los temidos juanetes, callos, etc.

Las plantillas Biontech son un magnífico aliado cuando se quiere corregir la pisada y para prevenir las lesiones que se pueden producir en nuestros pies. Se adaptan a nuestros pies, son personalizables y una opción ideal si tienes dolor de pies o cuentas con alguna desviación en los huesos que pueda provocar una pisada irregular.

Lo cierto es que únicamente tenemos dos pies y son para toda nuestra vida, por lo que deberíamos comenzar a cuidarlos cuanto antes. Postergar los cuidados solo puede hacer que empeoren nuestras patologías y luego conforme pasa el tiempo se haga más complicado de reparar.